La muerte de Karen Durán Cantor no quedara impune

Por: Mónica León Del Río

La muerte de Karen Duran es solo la punta del iceberg dentro de la trágica historia de la aplicación indiscriminada de una vacuna que no ha demostrado su efectividad y al contrario ha dado muestras mundiales de terribles efectos adversos en nuestras pequeñas. Procuro ser objetiva jurídica y científicamente frente al tema a pesar de que el dolor y sufrimiento toco mi familia a través de mi hermosa hija Alejandra a quien de manera voluntaria lleve a aplicarse la vacuna GARDASIL, encantada por la publicidad producida por la multinacional farmacéutica Merck respecto a los supuestos beneficios atribuidos a la misma.

Ese mes de febrero del año 2013 nunca podrá borrarse de mi memoria, solo 8 días después mi niña empezó a quejarse de dolor en su pierna izquierda hasta el punto de tener que caminar cojeando después de haber sido una niña atlética con alta capacidad física, ¡mamá se me nubla la vista!, ¡mamá el oído se me tapo; ¡no soporto el dolor de estómago, tengo gases!

 

El listado de síntomas era innumerable y de inmediato relacione la aplicación de la vacuna con ellos, de manera infructuosa intente explicarle a los médicos que en mi concepto lo que había ocasionado la afección y deterioro de la salud de mi hija era la vacuna GARDASIL CONTRA EL PAPILOMA HUMANO, encontrando escepticismo y estigmatización en la comunidad médica que defendió a capa y espada lo que en su concepto era una vacuna altamente segura reforzada con “estudios científicos de la más alta categoría científica”; lo que desconocía en ese entonces es que los denominados estudios científicos eran elaborados y financiados por las misma multinacionales farmacéuticas que fabricaban la vacuna, (Sanofi merck y GlaxoSmithKline)

En mis 20 años de ejercicio profesional siempre he buscado a través de mi trabajo argumentar mis pretensiones judiciales con robusto material probatorio y fue en desarrollo de este aspecto que inicie la investigación que me conduciría gracias al apoyo invaluable de organizaciones y personas alrededor del mundo (Sanevax: Norma Ericsson, Mario Lamo: Periodista colombiano, Alicia Capilla, Asociación de Afectadas de la vacuna del papiloma Humano, Valencia (España), Pompilio médico juicioso que desde la distancia ha documentado científica y médicamente los casos entre otras) y a mi curiosa y natural forma de mirar la vida que llegue al Centro de estudios de enfermedades Autoinmunes CREA, dirigido por el Doctor Juan Manuel Anaya, quien había accedido a un pequeño análisis de campo con 3 niñas vacunadas con Gardasil que habían desarrollado enfermedades autoinmunes, en su discurso esta institución llama a una medicina personalizada en donde se respete la identidad e individualidad del ser humano y no se catalogue el organismo de manera idéntica a los millones de seres que poblamos este mundo; las conclusiones iniciales son por demás satisfactorias y contundentes al establecer que en determinados grupos poblacionales la aplicación de la vacuna contra el papiloma humano puede ser desencadenante de enfermedades autoinmunes, neurológicas, cardiológicas entre otras.  

Luego siguió mi amor de madre y mi instinto judicial, surgió el caso del Carmen de Bolivar un municipio golpeado por la violencia colombiana pero de gente maravillosa y trabajadora que desafortunadamente se vio golpeado nuevamente por la tragedia al reportar efectos adversos posterior a la vacunación en sus niñas adolescentes en número aproximado a las 700; al ver esto en los medios de comunicación y como estaban siendo tratadas las pequeñas de acuerdo a las versiones de las autoridades sanitarias colombianas ¡juegan la ouija: es un problema de psicogenia masiva! El señor ministro de salud ALEJANDRO GAVIRIA, manifiesta que el tema esta cerrado que se trata de Psicogenia masiva y el Instituto Nacional de salud saca un estudio de brote! En donde afirma que se trata de psicogenia colectiva!

A la opinión mundial, se acallan las voces de cientos de niñas y familias en de un pueblo que a gritos exige respuestas para el dolor que sufren sus hijas, los desmayos, debilidad muscular, convulsiones entre muchos otros síntomas clínicos y físicos son totalmente ignorados por el gobierno nacional hasta el punto que el presidente de la Republica de Colombia Señor Santos afirma que se trata de una manipulación de abogados que solo quieren lucrarse con la psicogenia que se produce en las gentes “ignorantes, pobres “ de ese pequeño municipio colombiano”.

Gran error señor Presidente soy abogada y no quiero dinero, quiero respuestas que hasta el momento su gobierno no ha dado” además, las acciones legales que he iniciado y he ganado en franca lid ante los estrados judiciales han sido gratuitas en condición de apoderada de mi niña y agente oficiosa de muchas otras niñas a nivel nacional. Ahora el gobierno que podía decir frente al ejercicio profesional de una madre que desafortunadamente solo tuvo la mala suerte de encontrarse con Gardasil y dañar la salud de su hija sin quererlo; mala suerte o mucha suerte para los cientos de madres sin voz judicial que las represento en la actualidad; hoy después de ocho meses de lucha judicial cuento con dos sentencias judiciales decisivas que garantizan el respeto a los derechos fundamentales para una joven de 15 años embarazada del Carmen de Bolivar a quien se aplicó la vacuna y tenían abandona a su suerte y gracias a la acción judicial instaurada por mi pudo tener acceso a un centro médico de alta complejidad, y la sentencia judicial recientemente proferida por el consejo Superior de la judicatura de Colombia a favor de mi hija Alejandra y siete niñas más de la ciudad de Bogotá que ordena que sean atendidas por los centros de salud con la disposición de todos los especialistas médicos que puedan descubrir el mal que padecen producido por la vacuna Gardasil sin limitación de ninguna índole en los profesionales especializados en salud.

Batallas ganadas pero la guerra continua y la muerte de Karen Durán Cantor, la chiquita hermosa que me daba animo a través de mensajes esperanzadores en wathsapp, con fortaleza espiritual inigualable no puede quedar impune o mejor dicho no voy a dejar que quede impune, al igual que la de niñas a nivel mundial que han muerto ante la mirada indiferente de los gobiernos del mundo.

Mónica León Del Rio

Representante de las victimas colombianas de la vacuna GARDASIL

Add comment


Security code
Refresh