Testimonio de víctima sobre los efectos secundarios de vacuna contra el VPH - Plenaria del Senado

Testimonio de María del Pilar Pomar Rivera: 2 minutos y 43 segundos que pueden salvar miles de vidas...

En este conmovedor testimonio, María del Pilar Pomar Rivera narra los efectos adversos que ha sufrido por la vacuna contra el virus del papiloma humano (VHP), Gardasil, que son los mismos que sufren las niñas de Carmen de Bolívar y de diferentes sitios del país.

María del Pilar ha tenido la valentía de llegar al corazón Congreso de La República, el mismo que votara una ley (la ley 1626 de 2013) para hacer esta fatídica vacuna "gratuita y obligatoria" en toda Colombia.

María del Pilar es un ejemplo a seguir, por una causa justa, la de hacer que se derogue la ley que impuso esta vacuna y que se trate a las víctimas como es debido, compensándolas a ellas y a sus familias por todo el sufrimiento ocasionado por una vacuna completamente inútil y altamente perjudicial

 

Testimonio escrito de María del Pilar:

"Soy María del Pilar Pomar Rivera, de Cartagena, Victima de la Vacuna del Papiloma Humano de 34 años mi historia comienza así:

Cómo quisiera despertar una mañana y que esto fuera solamente un sueño y no tener que pensar: ¿será que mis piernas seguirán funcionando? ¿Podré levantarme de la cama? ¿Podré caminar? Y vuelvo en mí y me doy cuenta de que no es un sueño, es mi realidad, realidad que empezó cuando Profamilia fue a mi oficina a promover la vacuna contra el Virus del Papiloma Humano (VPH) y acepté ese enero del 2013 ser parte de esta pesadilla que vivo todos los días.

Después de cada dosis empecé a tener variedad de síntomas pero solo a la tercera sucedió lo inesperado. Un día estando de pie me desmayé y perdí la conciencia, desde ese momento no he parado de desmayarme, mi tensión arterial tiene cambios grandes cada vez que cambio de posición, perdí la fuerza en mis manos y piernas y el vértigo, las parálisis, convulsiones (movimientos tónicos clónicos), la pérdida de concentración, la intolerancia a la luz y la fatiga crónica se volvieron constantes así como muchos otros síntomas afectando mi vida social, laboral y familiar.

He estado con los mejores especialistas del país y me han sometido a cientos de pruebas que han arrojado enfermedades orgánicas post vacunales consistentes con el síndrome ASIA, (Síndrome Autoinmune Inflamatorio Inducido por Adyuvantes, hidróxido de aluminio) ocasionando en mi cuerpo daños neurológicos, cardiacos, daño en la piel,  las articulaciones, e insuficiencia ovárica. 

No soy una niña pero mi madre me llama todos los días y me dice: ”Mi chiquita, tú eres una guerrera levanta la cabeza, quiero que me devuelvan a mi hija tan llena de vida y energía” y comprendí que la vacuna del VPH no solo robó mi energía sino mi identidad, porque no soy la misma, ni física ni intelectualmente. Escribí estas líneas con lágrimas en mis ojos, porque recuerdo mi vida con un antes y un después, con un futuro hermoso y ahora con uno incierto.

Decido hablar para mostrar la realidad de lo que hace esta vacuna en el cuerpo de las niñas y mujeres del país y del mundo y para exigir al gobierno nacional una atención integral y personalizada en salud acompañada de un grupo médico científico sin conflicto de intereses para que nuevamente restablezcan la salud de las casi mil afectadas en Colombia."

María del Pilar, en estas fotos, antes y después de la vacuna. Su pequeña hija es ahora el ángel guardián que colabora en su cuidado.


Petición al Ministerio de Salud para que se suspenda la aplicación de la vacuna contra el Virus del Papiloma Humano (VPH)

Es muy importante la colaboración de todos los colombianos conscientes para que el Ministerio de Salud suspenda la aplicación de esta vacuna en Colombia. Pueden firmar una petición para ello haciendo clic aquí.

¡Gracias por su apoyo y solidaridad!