Estudio fraudulento en Brasil acerca de afectadas por vacuna contra el VPH

Arriba:

La creadora de la vacuna contra el VPH, Dra. Diane Harper, confiesa:

¡La vacuna Gardasil es más peligrosa que el virus que trata de prevenir! 

 

 

Un caso como el de la vacuna contra el VPH en Carmen de Bolívar fue dictaminado como “enfermedad psicógena masiva” en Acre, Brasil, esto con la participación de la OMS, la organización de salud más corrupta que existe. En un estudio falsificado, ya que es una copia de estudios anteriores, se atreven a decir que las niñas de Acre tienen problemas sicológicos por “el miedo a la vacuna y que sus males físicos son son causados por la vacuna misma” y pretenden sancionar a la Doctora María Emilia Gadelha Sierra por haber dicho la verdad acerca de la mortal vacuna. El cinismo de estos criminales de las vacunas está rebasando todos los límites. Ahora utilizan organizaciones fascistas de salud del Brasil para producir estudios falsificados y eximir de culpa a una compañía que ha sido declarada criminal en los USA y contra la cual cursa un juicio por fraude en Estados Unidos en la elaboración de la vacuna contra el VPH.

Aquí el artículo donde pueden leer todas las incongruencias y malabares verbales para hacer rica a una farmacéutica y justificar la muerte o la parálisis de millares de niñas alrededor del mundo, víctimas de la vacuna contra el VPH.

 

El estudio afirma:

“Las chicas de Acre tienen una enfermedad y esto es innegable, pero es de origen psicógeno y para que eso ocurriera hubo un 'desencadenante'.

A lo cual nosotros respondemos:

La verdad es que la OMS tiene una enfermedad: La Corrupción, y eso es innegable, es de origen monetario y el desencadenante es el ansia de hacer ricas a las farmacéuticas y a la misma OMS que ganan billones en este negocio sucio de las vacunas.

 

El estudio fraudulento de Brasil

USP concluye: las vacunas contra el VPH no han causado problemas de salud Publicado hace 1 día el 29/11/2019 por la agencia de noticias Acre
FOTO: NETO LUCENA - SECOM / AC
COMPARTIR TWEET
El informe del Instituto de Psiquiatría de la Universidad de São Paulo, entregado al gobernador Gladson Cameli, permitirá mejorar los protocolos de atención médica en Acre

Un estudio realizado por el Instituto de Psiquiatría de la Facultad de Medicina de la Universidad de São Paulo, Hospital das Clínicas (USP), revela que la vacuna contra el virus del VPH no fue la causa de problemas de salud en Acre en las 86 mujeres jóvenes inmunizadas que presentaron complicaciones con la enfermedad. vacuna a principios de este año en el estado.

El documento, titulado 'Informe médico para la evaluación de casos de notificación de reacciones adversas a la vacuna contra el VPH agudo en el estado de Acre', fue entregado el jueves 28 por la noche al gobernador Gladson Cameli y a la secretaria de salud Alysson Bestene, por el fiscal Glaucio Oshiro, jefe de la Fiscalía del Estado de Acre (MPAC).

Oshiro había abierto una investigación a petición de las madres de las niñas, así como del propio gobernador, pidiendo al Ministerio de Salud que aclarara el problema.

En el estudio, se evaluaron 74 niñas con síntomas que iban desde dolores de cabeza y dolores en las piernas hasta fiebre, desmayos y convulsiones. De estos, 16 casos fueron observados por médicos durante quince días, con varios exámenes específicos, incluyendo angiografía y exámenes cerebrales, con siete días de monitoreo intensivo.

El resultado mostró que de los 16 jóvenes, 10 tenían ataques psicógenos no epilépticos, mejor conocidos por el acrónimo CNEP, un problema de origen psicológico muy similar a un ataque epiléptico pero no asociado con descargas eléctricas de epilepsia. Estos diez pacientes no tienen epilepsia ni ninguna enfermedad neurológica de naturaleza orgánica (causada por una lesión o un cambio eléctrico en el sistema nervioso central). Pero dos casos de hermanos fueron diagnosticados con un tipo de epilepsia de origen genético que generalmente se manifiesta en la pubertad.

Los médicos estiman que el 20% de los pacientes tratados como epilépticos en clínicas especializadas tienen convulsiones psicógenas no epilépticas.

Según el doctor Julio Croda, director del Departamento de Vigilancia de Enfermedades Transmisibles de la Secretaría de Vigilancia Sanitaria de la EM, quien también estuvo en la reunión con Cameli el jueves, "la situación es muy compleja", porque el problema ha afectado la confiabilidad en vacuna para la mayoría de los padres de niños y adolescentes en el estado.

"No podremos resolver fácilmente [la recuperación de la confianza en la vacuna]", dice. "Es muy desinformación y estos movimientos ya han ocurrido en otros lugares, como Colombia, por ejemplo, que terminaron impactando en la cobertura de vacunación en Chile", dice el experto.

El "desencadenante del miedo" habría provocado problemas
Para Lely Gusman, representante de la Organización Panamericana de la Salud, dos de las estrategias de enfermedades más efectivas del mundo son el lavado de manos y la vacunación. De origen colombiano, dice que Acre vivió más o menos que la ciudad de Carmen de Bolívar, Colombia, recientemente gastada. "Allí, no fue fácil evitar esto, pero lo hicimos".

Uno de los obstáculos, según Julio Croda, es que "la población, e incluso los profesionales de la salud, desconocen totalmente el problema, y ​​algunos de ellos lo aprovechan [para difundir información falsa o prejuiciosa".

“Las chicas de Acre tienen una enfermedad y esto es innegable, pero es de origen psicógeno y para que eso ocurriera hubo un 'desencadenante'. Un evento masivo puede desencadenar este desencadenante [que es el miedo a la vacuna] y puede perpetuarse, incluso cuando el profesional de la salud tampoco ayuda, y reafirma que el joven no está enfermo ”, explica el experto del Ministerio de Salud.

En otras palabras, según Croda, las niñas necesitan tratamiento psicosocial, no medicamentos anticonvulsivos, porque las pruebas muestran que no tienen epilepsia orgánica. "Si tuvieran [epilepsia], el medicamento para el problema tendría el efecto, algo que no sucede".

Apoyo a las víctimas adolescentes y comunicación reforzada.
El gobernador Gladson Cameli autorizó a la Secretaria de Salud Alysson Bestene a proceder con todos los protocolos recomendados por técnicos del Ministerio de Salud y MPAC luego del informe de la USP.

Estos incluyen ayudar a las víctimas jóvenes de la crisis de CNEP y una campaña de comunicación integral para combatir la información errónea de las personas.

“Promoveremos todos los esfuerzos para apoyar a estos jóvenes y también capacitaremos a nuestros profesionales. Aunque todo está politizado en Acre, nuestro gobierno estaba preocupado y simpatizaba con las familias, justo después de los primeros casos, incluyendo traer un profesional médico al estado ", dijo el gobernador.

Convulsiones psicógenas
No son falsas. Son reales y el objetivo es reorganizar el protocolo, revisar la atención y preparar a los profesionales que no están listos para manejar este tipo de situación, incluidos los médicos. El entendimiento es que es necesario dar la bienvenida y calmar a los niños y adolescentes y sus familias.

Según Maria Tereza Costa, representante de la Organización Mundial de la Salud en Washington, un promedio de 35 millones de mujeres mueren cada año de cáncer de útero en las Américas. "Y la vacuna llegó a eliminar esta enfermedad nefasta, una vacuna altamente efectiva y segura y que, debido a la repercusión que tuvo en Acre, se convirtió en un importante instrumento de aclaración en las Américas y en el mundo", dice.

La enfermedad tiene naturaleza emocional y la reacción es automática.
El coordinador del proyecto de neuropsiquiatría del instituto que realizó los estudios, el psiquiatra Renato Luiz Marchetti, recuerda en un informe publicado en el USP Journal que "la enfermedad está asociada con el estrés emocional, lo que desencadena una reacción psicológica automática del sistema nervioso".

Según el científico, además del miedo a recibir la vacuna, situaciones como los familiares desempleados, los padres ausentes en la crianza de los hijos e incluso la participación en movimientos contra la vacuna, se aliaron al hostigamiento de los profesionales de la salud que no podían diagnosticar el problema. desencadenar la enfermedad.

Hay casos, por ejemplo, de epidemias de enfermedades psicógenas después del ataque a las torres gemelas, Estados Unidos, en 2001, cuando las personas creían que estaban enfermas por la contaminación con ántrax o gas sarín.

MS cobrará sanciones de la junta médica contra profesionales equivocados
El asesor legal del Ministerio de Salud solicitará a los Consejos Médicos Regionales que impongan sanciones contra los profesionales de la salud que puedan difundir información falsa.

Este sería el caso de la doctora Maria Emília Gadelha Serra, según el entendimiento del MPAC. Invitada a asistir a una audiencia en la Comisión de Salud de la Asamblea Legislativa del Estado de Acre, no habría encontrado apoyo científico para decir que la vacuna es dañina y causó problemas de naturaleza psicógena.

“Estas personas deben tener en cuenta que este tipo de comportamiento, que es político y no científico, compromete la inmunización de las personas y puede causar daños irreparables a las familias que quedan sin protección. No podemos permitir el resurgimiento del cáncer y otras enfermedades protegidas por vacunas a expensas de la irresponsabilidad de profesionales desinformados ”, dice Maria Tereza Costa.**